Seguro de Pyme - Reclamación de Facturas


Reclamación de Facturas

La actual marcha de la la economía ha permitido una leve mejora de la situación de las empresas y de las familias que han visto cómo mejoraban sus expectativas. Los bajos tipos de interés han supuesto un alivio en la carga financiera para todos los actores económicos. La creación de empleo, aunque con unas condiciones no especialmente buenas, ha supuesto también un aumento de la renta disponible, que se ha traducido sobre todo en un crecimiento del consumo privado.

En este marco de relativa expansión lo razonable era esperar una caída rápida de la tasa de morosidad, y aunque este movimiento se está produciendo, en medios del sector financiero se sigue con cierta incertidumbre el hecho de descienda pero a un ritmo que se considera muy pausado y claramente más lento del que se esperaba.

En el caso que exponemos hoy, nuestro asegurado, que es propietario de una pyme y cuya continuidad depende en gran parte de no sufrir grandes impagos de sus clientes, nos llamó e informó que tenía un cliente con una factura impagada de cierta relevancia.

Se abrió el oportuno expediente de reclamación a través de la garantía de “Reclamación de Facturas”, por el que al estudiar la documentación remitida, el equipo de nuestra compañía observó que, además de la reclamación por el capital facturado e impagado, debía añadir los perjuicios creados a nuestro asegurado por el coste de la devolución del pagaré bancario, comisión a la que la entidad bancaria no renuncia.

Puestos en contacto con el contrario, y atendiendo a su mala situación económica, se comienza la negociación para solventar la deuda con un pago aplazado en varios abonos. A cambio de dichas comodidades, deberá abonar también los gastos bancarios por devolución de pagaré, si bien nosotros también cedemos y no le reclamamos los intereses legales de demora, que sí habríamos conseguido en la vía judicial.

Ambas partes, deudor y sobretodo, nuestro cliente, se muestran conforme con el citado acuerdo, por lo que nuestros servicios jurídicos proceden a redactar a un acuerdo para firma de ambas partes. En 3 meses, conseguimos el cierre del expediente con éxito: nuestro asegurado es completamente indemnizado y el deudor ha podido pagar en varias veces ahorrándose los intereses legales de demora.

Gracias a tener contratada la póliza de Seguro de Pyme con la garantía de “Reclamación de Facturas”, nuestro cliente dispuso de un equipo de profesionales que defendieron sus derechos e intereses sin desembolso alguno por su parte.